La nacionalidad no aspira ni a la libertad ni a la prosperidad, sino que, si le es necesario, no duda en sacrificar ambas a las necesidades imperativas de la construcción nacional.

Lord Acton | (1834-1902). John Emerich Edward Dalberg-Acton, primer Barón Acton. Historiador, político y escritor inglés.

Comparte en las redes sociales