Curiosamente, lo único que pasó por la mente del tiesto de petunias mientras caía fue: ¡Oh, no! Otra vez, no. Mucha gente ha imaginado que si supiéramos exactamente lo que pensó el tiesto de petunias, conoceríamos mucho más de la naturaleza del universo de lo que sabemos ahora.


Extraído del libro del autor: “Guía del autoestopista galáctico”.

Douglas Adams | (1952-2001). Escritor y guionista radiofónico inglés.

Comparte en las redes sociales