Una pequeña nave espacial del tipo Mérida, indemne al parecer, parecía bailar una extraña jiga en el vacío. Una breve inspección realizada por ordenador reveló que la nave se encontraba en buenas condiciones; su ordenador funcionaba, pero el piloto estaba loco.


Extraído del libro del autor: “Guía del autoestopista galáctico”.

Douglas Adams | (1952-2001). Escritor y guionista radiofónico inglés.

Comparte en las redes sociales