La abundancia de las cosas consumidas indiscriminadamente se vuelve funesta. Hace imposible orientarse en ella, y así como en los monstruosos almacenes hay que buscarse un guía, también la población, ahogada en ofertas, espera al suyo.

Theodor W. Adorno | (1903-1969). Filósofo alemán.

Comparte en las redes sociales