Todo el que no quiere ver sus pecados, se los echa a la espalda, y los pecados ajenos los pone muy a la vista; no por diligencia, sino por envidia; no para remediarlos, sino para acusarlos; pero de sí mismo se olvida.

San Agustín de Hipona | (354-430). Santo de la Iglesia latina.

Comparte en las redes sociales