El género humano es un mar profundamente curioso y procelosamente hinchado, e inquietamente fluido.

San Agustín de Hipona | (354-430). Santo de la Iglesia latina.

Comparte en las redes sociales