Dios lo que más odia después del pecado es la tristeza, porque nos predispone al pecado.

San Agustín de Hipona | (354-430). Santo de la Iglesia latina.

Comparte en las redes sociales