Si dudo, si me alucino, vivo. Si me engaño, existo. ¿Cómo engañarme al afirmar que existo, si tengo que existir para engañarme?

San Agustín de Hipona | (354-430). Santo de la Iglesia latina.

Comparte en las redes sociales