El hombre no reza para dar a Dios una orientación, sino para orientarse debidamente a sí mismo.

San Agustín de Hipona | (354-430). Santo de la Iglesia latina.

Comparte en las redes sociales