Te miro, y lloro porque no me miras: me miras, y suspiro al hallar el desdén en tu mirada: suspiro, y lloro porque no suspiras, suspiras ¡ay! Y acongojado miro que no es por mí…

Pedro Antonio de Alarcón | (1833-1891). Escritor y novelista español.

Comparte en las redes sociales