Usted sabe…, lo mismo que yo, que las heridas del corazón no se curan.
-Pero se tratan, señora, como dicen los facultativos.

Pedro Antonio de Alarcón | (1833-1891). Escritor y novelista español.

Comparte en las redes sociales