Pero lo vi… Mi espíritu sin calma era ya de tu espíritu un reflejo… Toda mi alma se espació en tu alma, y en ella viose como en claro espejo.

Pedro Antonio de Alarcón | (1833-1891). Escritor y novelista español.

Comparte en las redes sociales