Las Órdenes religiosas no pueden ser asociaciones, porque para ello falta causa lícita. Y no lo es la mendicidad ni la vagancia.

Álvaro de Albornoz | (1879-1954). Político, escritor y abogado español.

Comparte en las redes sociales