La mujer sería más encantadora si fuera posible caer en su brazos sin caer en sus manos.

Amos Bronson Alcott | (1799-1888). Pedagogo y escritor norteamericano.

Comparte en las redes sociales