Si en realidad abrigaba alguna duda, la mirada del doctor Alec la disipó sin necesidad de palabras, al tiempo en que el hombre abría los brazos y la niña se echaba en ellos, convencida de que allí estaba su hogar.

Louise May Alcott | (1832-1888). Afamada escritora estadounidense tras la obra Mujercitas de 1868.

Comparte en las redes sociales