Las influencias persuasivas son mucho mejores que las palabras moralizadoras.

Louise May Alcott | (1832-1888). Afamada escritora estadounidense tras la obra Mujercitas de 1868.

Comparte en las redes sociales