Terrible vicio es el juego; y como todas las corrientes de las aguas van a para al mar, así no hay vicio que en el jugador no se halle.

Mateo Alemán | (1547-1614) Escritor español del Siglo de Oro.

Comparte en las redes sociales