Las cosas, una vez principiadas, ni se has de olvidar ni dejar, hasta ser acabadas, que es nota de poca prudencia muchos actos comenzados y acabado ninguno.

Mateo Alemán | (1547-1614) Escritor español del Siglo de Oro.

Comparte en las redes sociales