Débense buscar los amigos como se buscan los buenos libros. Que no está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; antes en que sean pocos, buenos y bien conocidos.

Mateo Alemán | (1547-1614) Escritor español del Siglo de Oro.

Comparte en las redes sociales