Sólo si uno acepta las peores vicisitudes, no sólo con resignación, sino con aquiescencia radiante, puede obtener la libertad.

Bahá Abdu’l | (1844-1921). Hijo del fundador y profeta del baharismo y heredero.

Comparte en las redes sociales