…No descanséis, no busquéis reposo, no estéis apegados a las lujurias de este mundo efímero, libraos de todo apego, y esforzaos con corazón y alma para estableceros completamente en el Reino de Dios. Ganad tesoros celestiales. Día tras día sed más iluminados. Acercaos más y más al umbral de la unidad.

Bahá Abdu’l | (1844-1921). Hijo del fundador y profeta del baharismo y heredero.

Comparte en las redes sociales