Algunas de las criaturas de la existencia pueden vivir aisladas y solas. Un árbol, por ejemplo, puede vivir sin ayuda y cooperación de los otros árboles. Algunos animales son solitarios y llevan una existencia separada de los miembros de su clase. Pero esto es imposible para el hombre. En su vida y existencia la cooperación y la asociación son esenciales. Mediante la asociación y la reunión encontramos felicidad y desarrollo, tanto colectivo como individual.

Bahá Abdu’l | (1844-1921). Hijo del fundador y profeta del baharismo y heredero.

Comparte en las redes sociales