Los espartanos no preguntaban cuántos eran los enemigos, sino dónde estaban.

Comparte esta publicación