Yo quiero que Dios me dé derecho de réplica en el Juicio Final… Y me va a oír.

Comparte esta publicación