Etiqueta: Douglas Adams (Página 1 de 4)



Douglas Adams

Ahora, la invención del método científico y la ciencia es, estoy seguro de que todos estarán de acuerdo, la idea intelectual más poderosa, el marco más potente para el pensamiento y la investigación y la comprensión y para desafiar al mundo que nos rodea, y que se basa en la premisa de que cualquier idea está ahí para ser atacada y si resiste el ataque entonces vive para luchar otro día y si no resiste el ataque se desecha. La religión no parece funcionar así; tiene ciertas ideas centrales que llamamos sagradas o santas o lo que sea. Es una idea a la que estamos tan acostumbrados, ya sea que la suscribamos o no, que es un poco extraño pensar lo que de hecho significa, porque realmente lo que significa es: “Aquí hay una idea o un concepto del que no está permitido decir nada malo, simplemente no se está permitido. ¿Por qué no?”
– ¡Porqué no!.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Pero es una coincidencia extrañamente improbable el hecho de que algo tan impresionantemente útil pueda haber evolucionado por pura casualidad, y algunos pensadores han decidido considerarlo como la prueba definitiva e irrefutable de la no existencia de Dios. Su argumento es más o menos el siguiente:
– Me niego a demostrar que existo -dice Dios- porque la demostración anula la fe, y sin fe no soy nada.
– Pero -dice el hombre- el pez Babel es una revelación brusca, ¿no es así? No puede haber evolucionado al azar. Demuestra que Vos existís, y por lo tanto, según vuestros propios argumentos, Vos no. “Quod erat demonstrandum”.
– ¡Válgame Dios! -dice Dios- no había pensado en eso… -y súbitamente desaparece en un soplo de lógica.
– Bueno, eso era fácil -dice el hombre, que vuelve a hacer lo mismo para demostrar que lo negro es blanco y resulta muerto al cruzar el siguiente paso cebra.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

La Guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas. Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Este planeta tiene, o mejor dicho, tenía el problema siguiente: la mayoría de sus habitantes eran infelices durante casi todo el tiempo. Muchas soluciones se sugirieron para tal problema, pero la mayor parte de ellas se referían principalmente a los movimientos de pequeños trozos de papel verde; cosa extraña, ya que los pequeños trozos de papel verde no eran precisamente quienes se sentían infelices.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

– ¿Puede dar un consejo a un viajero?
– Sí. Que se consiga una casa en la playa. (…)
– ¿Algún otro consejo? -preguntó Arthur- ¿Que no tenga que ver con bienes raíces?
– Una casa en la playa es algo más que eso. Es un bien espiritual -aseguró el anciano, volviéndose para mirar a Arthur.»

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Una pequeña nave espacial del tipo Mérida, indemne al parecer, parecía bailar una extraña jiga en el vacío. Una breve inspección realizada por ordenador reveló que la nave se encontraba en buenas condiciones; su ordenador funcionaba, pero el piloto estaba loco.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Desde luego, existen muchos problemas relacionados con la vida, entre los cuales algunos de los más famosos son: ¿Por qué nacemos? ¿Por qué morimos? ¿Por qué queremos pasar la mayor parte de la existencia llevando relojes de lectura directa?.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

¿No comprende que para entender las cosas debemos ser como niños? Sólo un niño ve las cosas con absoluta claridad, porque todavía no se le han formado todos esos filtros que a nosotros nos impiden comprender lo inesperado.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Infinito: Mayor que la cosa más grande que haya existido nunca, y más. Mucho mayor que eso, en realidad; verdadera y asombrosamente enorme, de un tamaño absolutamente pasmoso, algo para decir: vaya, qué cosa tan inmensa.

Comparte esta publicación

Douglas Adams

Entonces, ¿Qué es un fantasma? – Creo que un fantasma… Es alguien que murió de forma violenta o inesperada con un asunto pendiente entre manos. Que no puede descansar hasta que lo haya acabado o solucionado.

Comparte esta publicación




Página 1 de 4

FraseaME - frasea.me - Créditos: creado por Víctor MP | Aviso legal | Política de cookies | Preguntas frecuentes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies