Sólo nos damos cuenta del valor del idioma cuando tenemos que poner un telegrama.

Comparte esta publicación