El que quiere gobernar debe oír y no oír, ver y no ver.

Comparte esta publicación