La concordia aumenta las fortunas pequeñas. La discordia arruina las más grandes.

Comparte esta publicación