Qué triste es escuchar a alguien que no se escucha a él mismo.

Comparte esta publicación